El lifting del Queen Mary 2

Zarpó desde Southampton, Inglaterra, rumbo a Nueva York. Zarpó totalmente renovado y haciéndole un guiño (o tal vez un sentido homenaje) al Queen Mary original, ese que nació en pleno apogeo del Art Deco, en la década del 30, y que se convirtió en un icono. Aquel por el que pasaron figuras como Audrey Hepburn, Clarke Gable y Winston Churchill, entre otros, antes de retirarse en 1967. Este, el Queen Mary 2, fue concebido como su sucesor hace ya 13 años. Y, por primera vez, interrumpió su operación para remodelarse.

Luego de casi un mes de trabajo y un millón de horas-hombre, el Queen Mary 2 retomó su calendario de cruces transatlánticos con este viaje y se reafirma así como el único crucero capaz de trazar esta ruta. La inversión de 132 millones de dólares no solo se refleja en la mejoría del mobiliario, también se añadieron 35 camarotes a la cubierta superior, 15 cabinas individuales y una bodega con 450 etiquetas; se modernizaron las áreas comunes y los restaurantes. Además, en respuesta a la fuerte demanda, se duplicaron los caniles para perros y se instalaron las típicas farolas de Liverpool y las bocas de incendio de Nueva York para que se sientan como en su casa.

Una vez que complete esta travesía de siete noches, el Queen Mary 2 alternará viajes cortos con otros más largos como el que une Hamburgo con los fiordos noruegos.