Sabe a perfume

El mundo de las fragancias se basa en experiencias. Algunas remiten a un verano en París, otras a una noche VIP en Nueva York, están las que apelan al amor y las que rebozan de juventud… Cuentan distintas historias. Historias que refuerzan ese halo de misterio y magia que gira alrededor de un simple frasco de vidrio. Y resulta que las notas, así como componen un perfume, pueden confabularse para deleitar a otro sentido: el gusto.

En junio de 2014, el bar Fragances en The Ritz-Carlton de Berlín sentó precedente con su concepto. Al entrar, los huéspedes y visitantes se encuentran con una salón interactivo y una carta que tiene varios perfumes icónicos como protagonistas. Estos se sirven de modo poco convencional como, por ejemplo, dentro de una frutilla gigante con copo de nieve de azúcar. Hace poco, el bar renovó su menú de cocktails con 30 nuevas propuestas que combinan bebidas alcohólicas de alrededor del mundo, minuciosamente seleccionadas, con frutas y perfumes como Vendemmia de Salvatore Ferragamo, Nuit D’Issey de Issey Miyake y Voyou de Guerlain. Además, el hotel redobla la apuesta con el “Luxury Perfume Weekend”, en colaboración con la firma local Frau Tonis Parfum. Este programa especial empieza con un workshop en la tienda de la marca, allí cada uno puede crear su propia fragancia; y continúa con una degustación de cócteles alusivos en el bar Fragances (incluye también la estadía en una habitación Superior Double en The Ritz-Carlton, el desayuno y, claro, un perfume).

Con este mismo espíritu, el Green Bar del Hotel Café Royal de Londres está por estrenar una carta pensada e inspirada especialmente en la línea de fragancias L’Atelier de Givenchy, en particular en la última de la colección: Iris Harmonique. Cada uno de los diez nuevos cocktails fue ideado para que, aún con este nuevo componente creativo, estuviera en consonancia con el sello del bar que es ni más ni menos que el uso de botánicos. El bar manager, Derren King, trabajó codo a codo con la casa Givenchy para transformar las notas olfativas en una serie de tragos que van desde brebajes frescos, florales y veraniegos, a cócteles con más cuerpo. Esta carta exclusiva estará disponible desde el 22 de agosto al 30 de septiembre y permitirá también optar por su versión sin alcohol.

El hotel Mandarin Oriental de Taipei llevó este tipo de colaboración a un nuevo nivel con el “Absolutely Blooming Afternoon Tea”, que se servirá hasta el 21 de agosto en el Café Un Deux Trois. El chef pastelero Gregory Doyen partió del aroma del perfume Miss Dior Blooming Bouquet e ideó dulces exquisitos como la torta de vainilla con chocolate blanco y coulis de melocotón, y la torta Sacher con crema de frambuesa y coulis de guayaba. Más que una experiencia, parece una ceremonia en la que gusto, olfato y vista se consienten por igual. Además, quienes ordenen este té recibirán un set de regalo de Dior.