100 en 1 día: poder ciudadano

Foto: gentileza 100In1Day

Hace cuatro años, un grupo de amigos de Bogotá, Colombia, tuvo la inquietud de querer mejorar su ciudad. Empezaron con acciones pequeñas para que la gente tomara conciencia de, por ejemplo, la importancia de cruzar por la senda peatonal. Pero un día, en una charla informal, alguien se animó a levantar la voz y proponer, como algo alocado, un desafío mayor: realizar 100 acciones en un día. Y estas podrían ser físicas (intervenciones) o simbólicas (interacciones). Claro que solos no podrían llevar a cabo tal hazaña. Entonces, convocaron a los ciudadanos, conformaron el equipo de trabajo necesario y se lanzaron a la primera experiencia. Crearon espacios para que los vecinos interactúen entre sí, embellecieron calles, construyeron parques infantiles… Lejos de esfumarse una vez cumplidas esas 24 h, las acciones dejaron su huella positiva.

El resto es historia. Basta decir que esa idea inicial se convirtió en un modelo de transformación social que celebra la ciudadanía activa, y que personas de todas partes del mundo se pusieron en contacto con los fundadores para replicarlo en su ciudad. Así, 100 en 1 día llegó a Santiago de Chile, Toronto, Vancouver, Ciudad del Cabo, Hamburgo, Milán, Managua, Hong Kong, Copenhagen… y la lista sigue. Ante esta repercusión, los organizadores redoblaron la apuesta y plantearon un nuevo desafío: 100 acciones en 100 ciudades en simultáneo.

Diego Cuadros Rojas, cofundador de 100In1Day, es un convencido de que se pueden crear nuevas historias y nuevas realidades. No solo lleva este proyecto adelante con gran pasión sino que va contagiando a su paso esa energía transformadora. Como muestra, esta entrevista que dio a ÑÜ.

Diego Cuadros Rojas, cofundador de 100In1Day
Diego Cuadros Rojas, cofundador de 100In1Day. Foto: gentileza 100In1Day

¿Qué refleja el estado de una ciudad? 
Desde la perspectiva de la cultura ciudadana, el estado de una ciudad refleja el amor que sus ciudadanos tienen por ella. Hay quienes ven a la ciudad como una “casa”, lo que significa que se privilegia el aspecto físico o la estética de sus lugares representativos. Por otro lado, hay quienes miramos la ciudad como un “hogar”, ya que nos enamoramos con las historias de héroes locales, conocemos lugares románticos escondidos a los ojos de cualquier turista o practicamos las costumbres que nos hacen pertenecer e identificarnos con nuestros orígenes. Una casa se habita, en un hogar se vive. Por eso, en 100In1Day buscamos que las personas vivan la ciudad de nuevas y mejores formas con acciones positivas cotidianas. El amor por nuestro hogar se mide por las acciones cotidianas que hacemos para vivir mejor cada día.

¿Cómo se puede ser agente de cambio? 
El ser humano es un agente de cambio por naturaleza, pero en algún punto de la historia nos creímos que la responsabilidad por el bien común le pertenecía a alguien más, al gobierno. Y esto llevó a culpar a los demás por los problemas de todos, nos creó un hábito en el que amputamos nuestra capacidad de proponer soluciones. En el primer 100In1Day en Bogotá conocimos a doña Esperanza, una señora de 70 años que se dio cuenta de que a dos cuadras de su casa se encontraba una de las esquinas con más accidentes automovilísticos de la ciudad (hasta le decían “la esquina de la muerte”). Durante el festival de 100In1Day, quiso mostrar a esa esquina como la más feliz de la ciudad y decidió salir con un grupo de jóvenes con globos, música y mensajes de precaución para quienes transitaban por allí. Después de dos años haciendo la misma acción en la misma esquina, el gobierno local instaló un semáforo y ahora, al menos para los vecinos, es la esquina más feliz de la ciudad. Si se quiere ser agente de cambio, bastan dos pasos: el primero es observar y preguntarse en qué puedo ayudar para hacer un mundo mejor, y el segundo es actuar para hacerlo posible.

¿Cuáles son los conceptos madre detrás de 100In1Day? 
Pensar global, sentir total, actuar local. Lo primero nos da la conciencia y perspectiva para ver al mundo como uno solo y nos vuelve corresponsables de las acciones y omisiones que tengamos como humanidad. Sentir total es el eje transversal del cambio, se refiere a enamorarnos de nuestra comunidad y su gente,  el principal motor de cualquier acción. No es un enamoramiento sentimental, sino un enamoramiento que te conecta con una causa común. Actual local es el polo a tierra, tiene que ver con las acciones cotidianas, consecuencia y causa de un mundo mejor.

¿Qué pasa el día después de 100In1Day? 
Muchas veces se cree que lo que hacemos transforma por un día las ciudades en las que vivimos. Pero el impacto real del movimiento está en el hecho de que los ciudadanos empiezan a repensar su rol, a cuestionarse y reflexionar acerca del poder que tienen para transformar sus contextos. La experiencia de vivir un 100In1Day es tan transformadora para las personas empiezan a definir nuevas dinámicas en su cotidianidad. Evidencias en las ciudades quedan muchas como, por ejemplo, los árboles que se siembran como parte de una intervención, jardines verticales, cebras, espacios públicos recuperados, entre otros. Pero lo que realmente perdura es el cambio en las personas, de un modo más cercano en los miembros de los grupos motores y los interventores. En 100In1Day se tejen también relaciones que, a futuro, derivan en la creación de organizaciones y colectivos, o en personas con un firme interés por actuar en comunidad.

Aunque estemos desilusionados con nuestra sociedad o creamos que puede existir una mejor forma de vida, si logramos pensar en las futuras generaciones, sabremos que cualquier intento, por muy pequeño que sea, sí puede cambiar el mundo.Diego Cuadros Rojas